viernes, 27 de noviembre de 2009

LEYENDA: El padre sin cabeza

Cuenta la leyenda que en la época de Los Cristeros un sacerdote muy apreciado por la gente fue sacrificado; lo colgaron del centenario árbol bolitario que se localiza sobre la calle Pedro Moreno, en el centro de Tonalá. Aunque mucha gente se opuso y entró a la defensa del párroco, no lograron salvarle la vida.

Sabemos que en ese tiempo no se aceptaba la religión, pues los hacendados y caciques querían mantener el poder, y para ellos la iglesia católica era una amenaza, es por ello que quienes predicaban o apoyaban alguna creencia pagaban la afrenta con su vida.

Se cuenta que al caminar a medianoche en las inmediaciones de la Parroquia de Santiago Apóstol, en el trayecto que se localiza entre el arco y el campanario, donde esta actualmente el jardín de niños, quienes por ahí pasan ven la silueta del sacerdote sin cabeza, pasando por el arco, hacia el lado oriente de la calle.

La sensación es realmente especial, pues mientras pasa la silueta se percibe un viento helado que va aumentando de manera paulatina, y que deja sin habla a algunos de los que lo atestiguan.

La leyenda del Padre sin cabeza es una de las 27 historias típicas de Tonalá, un lugar lleno de cultura y tradiciones.